domingo, 12 de febrero de 2012

WHITNEY



"Tal vez olvide tus ojos, pero no tu mirada;
olvide tu rostro, pero no tu sonrisa;
olvide tus palabras, pero no tu voz."


De ojos pequeños, su mirada es excepcionalmente dulce. De voz terciopelada, cada melodía parece una lección de amor, de entrega, de sensibilidad.
Atada a una época maravillosa de nuestras vidas, Withney se posicionó en las altas esferas de la popularidad, pero no tanto como en nuestros corazones.
Su partida será un enigma, aunque los diarios y los comentarios acierten decir razones por demás distantes de su propia realidad.
Como un sencillo homenaje, como reconocimiento, como justa muestra de admiración, extiendo mis plegarias por imaginar que por fin, alcanzó la paz anhelada.



WHITNEY

La puerta elegida, tal vez falsa, tal vez magia,
te vio partir sumida en tus silencios apagados.
La mirada que ayer ostentaba luces de diamante,
se ocultó tras el velo mortecino de la tarde.

Viajera improvisada, extendiste tus alas hacia nuevos nortes
dejando tras de ti, una cauda de seda despintada.

Callados, todos aguardamos mirar la luna nueva,
para ver si tus lágrimas mudas se colgaban
como blancos satélites de escandaloso brillo.

La mañana llegó, tardía, obligada,
como queriendo callarnos la noticia de tu inevitable estado,
voz que atrapada, subyugará las noches que mis ojos,
yertos y melancólicos, esperarán con ansias tu llegada.

Arturo Juárez Muñoz


4 comentarios:

  1. Soledad:
    Un placer recibir tu amable visita.
    Por supuesto que sí, ¡Bravo por la grandísima Whitney!
    Un saludo agradecido:
    Arturo

    ResponderEliminar
  2. Aunque no se despejen nunca las dudas sobre las circunstancias de su muerte, nunca habrá dudas que despejar en cuanto a su reconocido mérito como cantante. Alabo y aplaudo este homenaje que dejas en este gran sitio, Arturo.
    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Querido Julio:
    Como siempre, tu gentil palabra emite un balance justo para con ella.
    Por mi parte, agrego que la poesía es un recurso para permitirnos apreciar el profundo valor de las personas a través de su obra, su trascendencia, su tenacidad.
    Un abrazo:
    Arturo

    ResponderEliminar